Disfrutando de los atractivos de Gante

No es de extrañar si nunca has oído hablar de Gante, pero si estás planeando una visita a Bélgica esta pequeña ciudad tiene sin duda todo lo que puede enamorar a un turista.

Se encuentra privilegiadamente entre Brujas y Bruselas. Esta es una ciudad que contiene la mayor cantidad de edificios históricos de ese lado del país, edificios que se remonta a la época en la que los celtas habitaban aquí.

Sin embargo pese a su antigüedad no te aburrirás en ningún momento porque este es un sitio moderno, animado y lleno de mucha energía.

Esta es una buena opción turística porque tiene más estilo y más que ofrecer qué otras ciudades de Bélgica; pero al mismo tiempo es mucho menos concurrida lo que es una ventaja porque se puede disfrutar en tranquilidad en cualquier parte.

¿Qué visitar y qué hacer en Gante?

Viajar en barco en Leie

Al visitar Gante un viaje un barco es imprescindible, pues es una excelente manera de ver diferentes lugares de interés. Lo bueno de que no es un lugar tan visitado, es que no hay que comprar con anticipación un boleto, así que puedes elegir cualquier día para pasear en barco, en cualquiera de las empresas que ofrecen el servicio.

Posiblemente cuando tomes estos paseos el capitán del barco o crucero estará encantado de contarte las historias sobre cada lugar por donde pasen.

Admirar La Catedral de San Bavón

Esta catedral está formada por una estructura cuya construcción se completó mientras transcurría el siglo XVI, se caracteriza por tener una hermosa apariencia gótica y por albergar una gran colección de obras de arte antiguas.

Diviértete en Las Ferias de Gante

Año tras año Gante se convierte en la locación de uno de los festivales más importantes de Europa, cuya duración es de 10 días. Dicho festival es una hermosa manifestación folklórica Europea, se organizan actos musicales, obras para niños, conciertos con artistas de talla internacional y desfiles muy coloridos.

En definitiva, si quieres estar de fiesta hasta alta horas de la madrugada, Gante es el lugar para ti y tienes la ventaja de que la entrada es totalmente gratuita a sus ferias.

Descubre la Gante medieval en Gravensteen

El Castillo de los Colones” es una estructura que fue construida durante la época medieval en el año 1180 completamente en piedra caliza. Unos cuantos años después de su construcción fue abandonado hasta que comenzó a utilizarse como Palacio de Justicia, hogar para la realeza e incluso como una cárcel. En 1885 fue restaurado por completo y desde entonces hasta nuestros días es un monolito de piedra donde se exhiben diferentes elementos usados como métodos de tortura en la época medieval.

Admirar el puente de San Miguel

La zona donde se encuentra el puente de San Miguel es una de las áreas más pintorescas de la ciudad y una visita aquí es una excelente idea para admirar la arquitectura de las construcciones que lo circundan. Este es el único lugar desde el cual se pueden observar las torres medievales de la ciudad.

Camina por el Graffiti Alley

El arte y la arquitectura medieval no son los únicos atractivos de Gante, de hecho, en la ciudad también se puede apreciar manifestaciones artísticas más modernas como lo son los murales llenos de grafitis y el arte callejero o urbano.

A través de toda la ciudad podrás encontrar paredes repletas con grafitis y pinturas brillantes. No obstante, para poder disfrutar como debe ser de este tipo de manifestación artística debes dar un paseo por la calle que está destinada exclusivamente a esto: la calle Graffiti Alley.

Esta solía ser una calle común y corriente, pero desde 1995 se le dio la oportunidad a los artistas callejeros de expresar su talento en sus murales así que cualquier artista que lo desee puede venir y demostrar su talento la única regla que debe cumplir es que no puede arruinar el trabajo de los demás. Cada cierto tiempo los murales son pintados para renovar el Lienzo de los artistas.

Degustar los cuberdons

Los cuberdons son un manjar misterioso y azucarado que no deben perderse los turistas golosos.

Estos son una especie de bombón fabricado en forma cónica que tienen una cubierta dura de color púrpura y con sabor a frambuesa. Se dice que los locales son los únicos que pueden prepararlos porque la receta que se usa es un secreto nacional muy bien guardado.

Además debes saber que los vendedores de estos dulces tradicionales se encuentran en una constante “guerra” desde hace mucho tiempo, incluso han llegado a protagonizar peleas delante de los turistas. Por lo que te aconsejamos que seas prudente y no vayas a hablar de lo maravilloso que son los cuberdons de un puesto, frente a otro vendedor.